Fábula del profesor antisocialista (o con pocas ganas de sacar lo mejor de sus alumn@s)

“Un reconocido Profesor de Economía de una Universidad relató que él nunca había suspendido a ninguno de sus estudiantes, pero que en una ocasión tuvo que suspender a la clase entera. Cuenta que en esa clase los alumnos insistían en que “el Socialismo SI funciona”, que en ese sistema no existen ni pobres ni ricos, sino que todos alcanzan una feliz igualdad. Total igualdad para el Pueblo….
…….El Profesor les propuso entonces a sus alumnos realizar un experimento para ese Año Escolar, sobre “El Socialismo”. Todos aceptaron. Para que todos fueran Socialistas, o sea para que hubiera igualdad, las notas que obtuvieran los miembros de la clase serían promediadas, a fin de que todos los estudiantes recibieran una misma calificación, o sea, sería una clase “socialista”. De esta forma, para el primer examen (como es habitual), algunos estudiantes estudiaron mucho, otros estudiaron más o menos, y otros no estudiaron casi nada. Se calificaron los exámenes, se tomaron las notas de todos, y fueron promediadas. El promedio de la clase fue 7,8 sobre 10.Los estudiantes que se habían preparado muy bien, quedaron muy desconformes mientras que los que estudiaron poco o nada, estaban felices. Pero todos con resultados iguales = 7,8 puntos a cada alumno = “Socialismo”.
Cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que anteriormente habían estudiado mucho, decidieron no esforzarse tanto, ya que su nota sería promediada. Aquellos que habían estudiado poco lo hicieron menos todavía, porque confiaban en que otros (no ellos) se esforzarían para subir el promedio. Pero el promedio en este segundo examen fue 6,5 puntos! Nuevamente, los que estudiaron algo estaban algo molestos, y los que no hicieron nada estaban medianamente satisfechos.
Finalmente, en el último examen del año, el promedio de toda la clase fue 4 y por tanto todos suspendieron!! Pero todos eran iguales y repitieron el año sin excepción alguna. Ninguno de los estudiantes estaba realmente feliz…El profesor les preguntó si ahora entendían lo que significaba “SOCIALISMO”.
Sin embargo, otro compañero suyo se planteó demostrar lo contrario para lo cual incentivó, animó y apoyó a sus alumn@s describiéndoles un objetivo muy alentador: sacar tod@s una nota promediada por encima de la media y conseguir así ser el grupo revelación del año (un título inexistente que gustó mucho a l@s alumn@s). Sus ganas de trabajar con l@s jóvenes le permitieron saber transmitir la ilusión suficiente para que l@s que no estudiaban vieran que el apoyo de l@s empollones les serviría para demostrarse lo que de verdad valían y para que l@s más trabajadores quisieran aportar sus capacidades al grupo,
Estableció grupos en los que mezcló por afinidades y por calificación académica basándose en historiales de años anteriores y creó un entorno de trabajo motivador con sesiones en las que se reunían los grupos para establecer sus metas, ayudarse entre sí, resolver dudas junto con el profesor que les iba escuchando sin intervenir excepto para aportar aquéllo que l@s alumn@s le iban solicitando.
Con menor frecuencia establecieron reuniones en las que participaba algún representante de cada grupo para conocer los avances y técnicas que usaban el resto, proponer cambios de componentes para ciertas tareas.
En cada inicio de trimestre realizaron una reunión para encararlo y analizar los resultados del anterior y otra antes de los exámenes para rebuscar opciones, temas y ejercicios que ayudaran a tod@s a obtener el mejor resultado posible. En cada fin de trimestre se analizó y CELEBRÓ el resultado y el ESFUERZO DE TOD@S.
En el primer trimestre se obtuvo una media de 7,8 sobre 10. L@s afortunad@s que «aumentaron su nota» sintieron GRATITUD hacia el resto de compañer@s, l@s profesores y, sobre todo hacia sí mismos por haber sido capaces de trabajar por alcanzar esos resultados. L@s que por norma obtenían mejor calificación se descubrieron capaces de dar de si mismos, sintieron el RECONOCIMIENTO de sus compañer@s y el resto de l@ comunidad escolar, incluyendo a l@s padres que se involucraron también en la marcha del curso de sus hij@s.
El segundo trimestre, rotos los escollos típicos de las primeras etapas de formación de grupos, se trabajó mucho mejor, l@s alumn@s fueron preguntad@s por tod@s l@s componentes del centro, se implicaron en otras actividades que les permitían desarrollar y explotar el grupo y obtuvieron una media de 9,2 sobre 10.
Este avance sin precedentes les animó a plantearse en el inicio del tercer trimestre obtener la Matrícula de Honor (algo inédito a nivel mundial hasta la fecha). La actividad fue frenética, el grado de colaboración entre l@s alumn@s y tod@s l@s profesores del centro aumentó generando un clima de trabajo impresionante buscando a aquéll@s mejor preparad@s en cada materia para obtener siempre un poco más. El profesor, que ya apenas intervenía en sus deliberaciones dada su «madurez grupal», les procuró material adicional y les alentó en los momentos más duros para mantener un nivel de energía continuo y…
¡ENTRE TOD@S CONSIGUIERON UNA NOTA PROMEDIADA DE MATRÍCULA DE HONOR!
Ahora puedes sacar tu tus propias conclusiones y dejar tus comentarios.

Un comentario

  1. Todo es un sistema, tod@s formamos parte de él… y las dinámicas entre los miembros hacen que el sistema desarrolle capacidades y propiedades que cada elemento, por sí solo, no tiene.
    Por otro lado… grupo y equipo no son lo mismo… y el trabajo en equipo, colaborativo, siempre aporta más valor que el trabajo en grupo. Cada elemento se combina con otro, no sólo es una suma… es una suma, más la creación de algo nuevo… 1+1=3.
    Gracias por la metáfora.
    Nos vemos en el sistema 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *